Dirección de Regionalización

 

 

Antecedentes.

Desde su fundación en 1945, la Universidad del Valle se concibió como una universidad territorial del Departamento del Valle del Cauca y no sólo de Cali, con el propósito de impulsar el desarrollo integral de toda la región. En 1959 se plantea la necesidad de conformar un sistema universitario regional desconcentrado. En aquel entonces, cuando se empezaba a consolidar la agroindustria regional, existía todavía un cierto equilibrio entre la población urbana y la rural; la metropolización de Cali frente al resto del Valle no era tan marcada y la Universidad contaba apenas con 566 estudiantes.

En 1959, se planteó la necesidad de conformar un sistema universitario regional desconcentrado. En 1968, se elaboró un estudio titulado “La Universidad del Valle: Un Sistema Universitario Regional” en el que se proponía un modelo conformado por estaciones o centros de investigación que, más tarde, habrían de convertirse en “Colegios de Estudios Generales” en varias ciudades del Departamento, bajo el supuesto de que la implantación de un Sistema Universitario Regional sería una importante respuesta a las necesidades de la Región. En 1972, se actualizan los datos del proyecto y diversos grupos profesorales se interesan en él. 

Uno de los principales programas del gobierno del Presidente Belisario Betancur (1982- 1986) fue la Universidad Abierta y a Distancia. La Universidad se proyecta hacia la región por medio de la Unidad CREAD (Centro Regional de Educación Abierta y a Distancia). El Rector de la Universidad, en ese momento, Rodrigo Guerrero, consideró del caso revivir la vieja noción de Centro Universitario Regional y es así como en septiembre de 1983, se produce el documento “Centros Universitarios Regionales – Informe de Progreso”, seguido en 1984 por el documento “Centros Regionales – Proyecto para la iniciación de actividades”, en el que se anuncia que el programa se pondrá en marcha en Buenaventura y Cartago, para continuar en Buga y Sevilla. 

En 1984, se iniciaron, en Cali, Buenaventura, Palmira, Buga, Tuluá y Cartago, con el apoyo del SENA, las labores del Programa de Educación a Distancia. En los distintos municipios se ofrecieron colaboraciones, pero en la mayoría se continuaba reclamando la presencia de la Universidad del Valle lo cual significaba que las expectativas creadas por el proyecto iniciado en 1983 no se satisfacían con el establecimiento de programas a distancia. La mayoría de los líderes, tanto públicos como privados, reclamaban lo que ellos denominaban “real presencia de la Universidad”.


Primer periodo. Decanatura Asociada de los Programas de Regionalización y de Educación Abierta y a Distancia (1986-1993).


En 1986, se impulsó el establecimiento de programas presenciales en las localidades donde se cumplieran las siguientes condiciones:

  • Existencia de número suficiente de bachilleres en cada región que justificara el establecimiento de un Centro Universitario Regional.
  • Existencia de número adecuado de profesionales, con formación académica suficientes a los cuales se pudiera entrenar para delegarles funciones docentes.
  • Existencia de instalaciones físicas adecuadas para la docencia, las cuales le fueran entregadas a la Universidad a título de donación o comodato.
  • Existencia de laboratorios integrados de Ciencias de propiedad de la Secretaría de Educación Departamental u otros laboratorios en colegios de la región, los cuales pudieran ser complementados para la enseñanza de las Ciencias Básicas.
  • Existencia de apoyo económico real y suficiente por parte de la comunidad local, de tal manera que ésta pudiera sostener económicamente el funcionamiento de los programas, mientras la Universidad se hacía cargo de las responsabilidades académicas de los mismos.

De inmediato se establecieron contactos con las Cámaras de Comercio y líderes políticos, cívicos y gremiales, con el objeto de constituir grupos locales de apoyo a la Universidad. Los Alcaldes y Concejos de Buenaventura, Palmira, Buga, Tuluá, Roldanillo, Zarzal, Sevilla, Cartago y Caicedonia llenaron plenamente los requisitos exigidos por la Universidad y lograron constituir Fundaciones de Apoyo a la Universidad del Valle, con sus respectivas personerías jurídicas.

En agosto 15 de 1986, el Consejo Superior expidió el Acuerdo No. 008 y la Resolución No. 105 mediante los cuales se reestructuró el Programa de Regionalización, se creó la Decanatura Asociada para Regionalización y Distancia así como las Decanaturas Asociadas para Distancia y para las distintas sedes. En principio, se crearon las sedes de Buenaventura, Buga, Caicedonia, Palmira, Roldanillo, Sevilla, Tuluá y Zarzal.

El octubre 20 de 1986, las sedes iniciaron sus programas de formación presencial. Un poco más tarde se creó la sede de Cartago.

En 1986, el programa de educación a distancia tenía 9.097 estudiantes. El Programa de Regionalización nació como soporte administrativo de los programas que se ofrecían en la modalidad a distancia y de la nueva oferta por ciclos en el campo de la ingeniería y de la administración. Esta oferta curricular en las modalidades a distancia y por ciclos, se ofreció durante seis años. En ese entonces los estudiantes en la modalidad por ciclos, cursaban cuatro semestres en las sedes regionales y terminaban sus estudios en la sede principal de Cali.

Se observó que al terminar los estudiantes su formación en la sede principal, fuera de su lugar de origen o de residencia, no se estaba cumpliendo totalmente con la misión de la universidad ni con los propósitos del Programa de Regionalización, en el sentido de contribuir al fortalecimiento de proyectos regionales y de descentralización educativa. Es por ello que la Universidad tomó la decisión de ofrecer programas terminales en cada una de las sedes para así contribuir a la retención de los jóvenes y sus familias en la provincia, desarrollar el sentido de pertenencia e identidad con su localidad y formar el talento regional.


Segundo Período. Sistema de Regionalización (1994-1998).

 

En 1994, se creó el Sistema de Regionalización que sustituye y redimensiona al antiguo Programa de Regionalización. Se creó el cargo de Vicerrector de Regionalización y el programa Old Providence Island. Por medio de la Resolución de Rectoría No. 1821 de 1995, se reorganizó el Sistema de Regionalización, dándole una inserción clara en la estructura Universitaria, se creó el Consejo de Regionalización, la Vicerrectoría de Regionalización y los Consejos Zonales que estimularon la complementariedad entre sedes próximas.

La Universidad estableció, en ese entonces, como políticas prioritarias:

  • El aumento de cobertura universitaria, no solo en términos cuantitativos sino también cualitativos.
  • El desarrollo de un modelo curricular flexible e interdisciplinario.
  • El mejoramiento del perfil del egresado.

En 1994, la Universidad impulsó la constitución de fundaciones mixtas, integradas por el Departamento del Valle, el municipio respectivo, la Universidad del Valle y la Fundación Privada de Apoyo a cada Sede, creándose en un principio las Fundaciones Mixtas en Yumbo, Buga y Cartago.

La Universidad del Valle inicio el ofrecimiento de Programas Tecnológicos a partir de abril de 1994 en Yumbo y organizo la constitución de la Fundación Mixta Politécnico Universidad del Valle Yumbo, representada por el sector empresarial, público y académico.

En 1996, se creó la Sede del Norte del Cauca para atender la región de Santander de Quilichao, en el Departamento del Cauca. En 1997, se crearon, provisionalmente, las sedes de Anserma, en el Departamento de Caldas y, Tumaco, en el Departamento de Nariño. La participación del gobierno departamental en la financiación por medio de una partida presupuestal para apoyar el funcionamiento de las sedes se mantuvo hasta el año de 1997.


Tercer Período. Reorganización y transición a Sistema de Seccionales y Sedes (1999-2008).

 

Intentando definir la mejor organización del “Sistema de Regionalización”, el Consejo Académico, durante el año de 1998, a través de una comisión, adelantó una evaluación del Sistema y las recomendaciones fueron recogidas por una segunda comisión del Consejo Académico en el año de 1999. Esta segunda comisión recomendó, entre otras y como tarea prioritaria, la “legalización” ante el ICFES de la oferta académica del Sistema.

Durante los años 2000 y 2001, la Rectoría, la Vicerrectoría Académica, la Dirección de Regionalización, con el apoyo de la representación estudiantil, lograron, con base en sustentaciones claras, que a finales del año 2001 el ICFES reconociera la mayor parte de la oferta académica anterior al año 1996. En la actualidad, la oferta académica en las Sedes Regionales está totalmente registrada en el Sistema Nacional de Información de la Educación Superior – SNIES-. Esta realidad le planteó a la Universidad la prioridad de una estructura sobre la base de Seccionales, paso obligado en la consolidación del Sistema de Regionalización.

El Consejo Superior, mediante el Acuerdo No. 018 de octubre 26 de 2001, estableció las bases para la transformación del Sistema actual a un Sistema basado en Seccionales y mediante el Acuerdo No. 019 de febrero 10 de 2003, reestructuró el Sistema de Regionalización para facilitar su transición a un sistema basado en Sedes y Seccionales.

Estos acuerdos establecen que en relación con la Universidad como institución, se reconoce, desde los campos del conocimiento, que la Universidad es una y diversa, y, en relación con las Seccionales y las Sedes Regionales, es claro que la Universidad es sola una, es decir, las Seccionales y las Sedes Regionales son parte integral de la estructura de la Universidad y, en consecuencia, las normas son únicas tanto en lo académico como en lo administrativo.

La Universidad debió entonces establecer criterios para la creación de las Seccionales y la permanencia de las Sedes Regionales, entendidas ambas como entidades que articulan los programas de la Universidad del Valle y coadyuvan en la articulación de ésta con otras instituciones de Educación Superior, para el desarrollo de la región.

Las Seccionales deberían tener un perfil que las caracterizara y las diferenciara de las otras Seccionales y este perfil determinaría los programas académicos de acuerdo con sus propias características, lo cual no se contrapone a la necesidad de que exista una oferta general básica, fundamentalmente de programas de formación tecnológica. Para la definición de las Seccionales se debería tener en cuenta los siguientes criterios:

  1. Disponer de sede física propia o cedida, en comodato. Es importante para la consolidación de las Seccionales que estas dispongan de sede propia. Es necesario que la Universidad adelante acciones para que las actuales Sedes, algunas en comodato, sean entregadas a la Universidad como aporte de la Nación, del Departamento o del respectivo Municipio.
  2. Contar con dotación de laboratorios, salas de sistemas y dotación de biblioteca.
  3. Contar con planta de personal propia, incluido un cuerpo de dirección académica y un grupo docente investigativo, con vinculación de tiempo completo.
  4. Convenios con los entes territoriales que garanticen aportes para funcionamiento. Estos convenios deben existir a nivel del Departamento y de los municipios, área de influencia de cada una de las Seccionales.
  5. Un perfil académico propio el cual debe ser el resultado de un estudio prospectivo y de las dinámicas regionales, de tal manera que la Universidad sea parte del engranaje y de las dinámicas de desarrollo de cada una de estas regiones. Este perfil determinaría, entre otros, la oferta académica.
  6. Una caracterización socioeconómica definida, es decir, elementos que claramente muestren la importancia de la Universidad en la región.

Con base en lo anterior y, concomitante con informes de comisiones anteriores, la caracterización establecida en el Plan de Desarrollo del Departamento del Valle del Cauca y el estudio del CIDSE, se plantearon, en una primera etapa las siguientes Seccionales:

  • Seccional de Palmira, con área de influencia en Candelaria, El Cerrito, Florida, Ginebra, Guacarí y Pradera.
  • Seccional de Buga, con área de influencia en Darién, Restrepo, Yotoco, San Pedro y Guacarí.
  • Seccional de Cartago, con área de influencia en Alcalá, Ansermanuevo, Argelia, El Águila, El Cairo y Ulloa.
  • Seccional de Zarzal, con área de influencia en La Unión, Toro, Bolívar, Roldanillo, La Victoria, Versalles y El Dovio.
  • Seccional de Buenaventura, con área de influencia en Dagua, Cisneros, San Cipriano y, en general, la zona costera del Departamento del Valle.

Las Sedes Regionales de Tuluá, Caicedonia y Norte del Cauca, se propuso que continuarían dependiendo de la Sede Central de Cali y, allí, operarían programas, por extensión, de la sede principal.

De igual manera se propuso que la Sede Regional de Yumbo dependería también de la Sede Central de Cali pero en una concepción de cobertura metropolitana, es decir, la Universidad del Valle en Cali contaría con las Sedes de Meléndez, San Fernando y Yumbo la cual se especializaría en una oferta orientada a los sectores empresarial e industrial, aparte de convertirse en una alternativa de educación superior para la población de Yumbo y de su área de influencia y para el norte de Cali.

Sobre el entendido de que la Universidad es sola una, las Seccionales y las Sedes Regionales trabajarían de común acuerdo con las Facultades, en las diferentes ofertas académicas y, en la medida en que se lograre consolidar procesos, la Universidad los descentralizaría. Complementariamente, las Facultades asumirían responsabilidades con las Seccionales y las Sedes Regionales manteniendo actualizada la oferta académica y ofreciendo programas de postgrado y oportunidades de proyectos.

El Departamento del Valle del Cauca, definió el Plan Maestro de Desarrollo 2004-2014 delimitando las subregiones Norte, Centro, Oriente, Pacifico y Sur, enfatizando sus rasgos territoriales, culturales y sociales, a partir de ciudades intermedias como difusoras del desarrollo. De otra parte la universidad del Valle aprobó el “Plan Estratégico de Desarrollo 2005-2015” que integra como asunto estratégico transversal el “fortalecimiento del carácter Regional”, para integrar Regionalización plenamente a su política.


Cuarto Período: Consolidación del sistema de Regionalización en la Universidad del Valle, 25 Años. (2008-2015).

 

En esta etapa, el sistema de regionalización de la Universidad del Valle, se convierte en el proyecto universitario más importante de los últimos 25 años significando desconcentración y democratización de la oferta académica y se ha convertido esencialmente una oportunidad para el desarrollo de las regiones. En la actualidad, la Universidad cuenta con nueve sedes regionales: Buga, Caicedonia, Cartago, Norte del Cauca (Santander de Quilichao, Cauca), Pacífico, Palmira, Tuluá, Yumbo y Zarzal.

La consolidación del Sistema de Regionalización de la Universidad del Valle se acrecienta con la autorización del Ministerio de Educación Nacional para crear las Seccionales de Palmira, Buga, Zarzal y Buenaventura.

Desde el año 2008 la regionalización ha sido uno de los objetivos primordiales de modelo de desarrollo, en concordancia con el Plan Estratégico de la Universidad del Valle 2005 - 2015 mediante la gestión de la calidad y pertinencia de los programas académicos como de la ampliación continua de la oferta de programas para garantizar una mayor cobertura académica a nivel regional de tal manera que se apunte a la consolidación de una universidad con perspectiva global que construye procesos de desarrollo desde la región.

Las Sedes Regionales se han convertido en centros promotores del desarrollo regional. La vida cultural de las ciudades donde están situadas ha contado con una nueva dinámica, fruto de la gestión de la Universidad, con la realización de eventos culturales como el Festival del Mate y el Guarapo en Tuluá, Feria de la Productividad y la Ciencia en Palmira, La Marimba de Oro y el Encuentro Universitario de la Cultura en Buenaventura, entre otros. De los impactos más importantes para la región es contar con centros de formación como la Sedes Regionales para la adquisición de conocimientos profesionales, para los jóvenes vallecaucanos. Éstas han sido un medio se superación, al permitir obtener una educación de alta calidad sin necesidad de desplazarse a la capital del Valle de Cauca para poder realizar sus estudios.

 

Avances hacia la consolidación de la planta docente:

Mediante Acuerdo 008 de 2014, expedida por el Consejo Superior, se modificó el Estatuto General de la Universidad (Artículo 46º), para autorizar que las Sedes y Seccionales tengan profesores adscritos. 

En 2015, el Consejo Superior expidió las normas detalladas a continuación en el propósito de avanzar en la consolidación de la planta docente:

Acuerdo No. 011 de 2015 por la cual se actualiza y se distribuyen los cupos docentes de las Sedes Regionales.

Resolución No. 017 de 2015 por la cual se establece el procedimiento y cronograma para la contratación de los profesores Hora Cátedra de las Sedes.

Resolución No. 054 de 2015 por la se establece una transición para la contratación de los profesores en las Sedes Regionales y se dictan otras disposiciones. Se crea el Consejo de Regionalización y la Comisión de Evaluación de Méritos de los Profesores Contratistas de las Sedes Regionales.

En cumplimiento de estas normativas, en 2015 se contrataron por la Universidad 54 Docentes Ocasionales para las 9 Sedes Regionales y los profesores Hora Cátedra de las Sedes Cartago, Caicedonia y Zarzal.