Dirección de Regionalización

 

 

Tercer Período. Reorganización y transición a Sistema de Seccionales y Sedes (1999-2008).

 

Intentando definir la mejor organización del “Sistema de Regionalización”, el Consejo Académico, durante el año de 1998, a través de una comisión, adelantó una evaluación del Sistema y las recomendaciones fueron recogidas por una segunda comisión del Consejo Académico en el año de 1999. Esta segunda comisión recomendó, entre otras y como tarea prioritaria, la “legalización” ante el ICFES de la oferta académica del Sistema.

Durante los años 2000 y 2001, la Rectoría, la Vicerrectoría Académica, la Dirección de Regionalización, con el apoyo de la representación estudiantil, lograron, con base en sustentaciones claras, que a finales del año 2001 el ICFES reconociera la mayor parte de la oferta académica anterior al año 1996. En la actualidad, la oferta académica en las Sedes Regionales está totalmente registrada en el Sistema Nacional de Información de la Educación Superior – SNIES-. Esta realidad le planteó a la Universidad la prioridad de una estructura sobre la base de Seccionales, paso obligado en la consolidación del Sistema de Regionalización.

El Consejo Superior, mediante el Acuerdo No. 018 de octubre 26 de 2001, estableció las bases para la transformación del Sistema actual a un Sistema basado en Seccionales y mediante el Acuerdo No. 019 de febrero 10 de 2003, reestructuró el Sistema de Regionalización para facilitar su transición a un sistema basado en Sedes y Seccionales.

Estos acuerdos establecen que en relación con la Universidad como institución, se reconoce, desde los campos del conocimiento, que la Universidad es una y diversa, y, en relación con las Seccionales y las Sedes Regionales, es claro que la Universidad es sola una, es decir, las Seccionales y las Sedes Regionales son parte integral de la estructura de la Universidad y, en consecuencia, las normas son únicas tanto en lo académico como en lo administrativo.

La Universidad debió entonces establecer criterios para la creación de las Seccionales y la permanencia de las Sedes Regionales, entendidas ambas como entidades que articulan los programas de la Universidad del Valle y coadyuvan en la articulación de ésta con otras instituciones de Educación Superior, para el desarrollo de la región.

Las Seccionales deberían tener un perfil que las caracterizara y las diferenciara de las otras Seccionales y este perfil determinaría los programas académicos de acuerdo con sus propias características, lo cual no se contrapone a la necesidad de que exista una oferta general básica, fundamentalmente de programas de formación tecnológica. Para la definición de las Seccionales se debería tener en cuenta los siguientes criterios:

  1. Disponer de sede física propia o cedida, en comodato. Es importante para la consolidación de las Seccionales que estas dispongan de sede propia. Es necesario que la Universidad adelante acciones para que las actuales Sedes, algunas en comodato, sean entregadas a la Universidad como aporte de la Nación, del Departamento o del respectivo Municipio.
  2. Contar con dotación de laboratorios, salas de sistemas y dotación de biblioteca.
  3. Contar con planta de personal propia, incluido un cuerpo de dirección académica y un grupo docente investigativo, con vinculación de tiempo completo.
  4. Convenios con los entes territoriales que garanticen aportes para funcionamiento. Estos convenios deben existir a nivel del Departamento y de los municipios, área de influencia de cada una de las Seccionales.
  5. Un perfil académico propio el cual debe ser el resultado de un estudio prospectivo y de las dinámicas regionales, de tal manera que la Universidad sea parte del engranaje y de las dinámicas de desarrollo de cada una de estas regiones. Este perfil determinaría, entre otros, la oferta académica.
  6. Una caracterización socioeconómica definida, es decir, elementos que claramente muestren la importancia de la Universidad en la región.

Con base en lo anterior y, concomitante con informes de comisiones anteriores, la caracterización establecida en el Plan de Desarrollo del Departamento del Valle del Cauca y el estudio del CIDSE, se plantearon, en una primera etapa las siguientes Seccionales:

  • Seccional de Palmira, con área de influencia en Candelaria, El Cerrito, Florida, Ginebra, Guacarí y Pradera.
  • Seccional de Buga, con área de influencia en Darién, Restrepo, Yotoco, San Pedro y Guacarí.
  • Seccional de Cartago, con área de influencia en Alcalá, Ansermanuevo, Argelia, El Águila, El Cairo y Ulloa.
  • Seccional de Zarzal, con área de influencia en La Unión, Toro, Bolívar, Roldanillo, La Victoria, Versalles y El Dovio.
  • Seccional de Buenaventura, con área de influencia en Dagua, Cisneros, San Cipriano y, en general, la zona costera del Departamento del Valle.

Las Sedes Regionales de Tuluá, Caicedonia y Norte del Cauca, se propuso que continuarían dependiendo de la Sede Central de Cali y, allí, operarían programas, por extensión, de la sede principal.

De igual manera se propuso que la Sede Regional de Yumbo dependería también de la Sede Central de Cali pero en una concepción de cobertura metropolitana, es decir, la Universidad del Valle en Cali contaría con las Sedes de Meléndez, San Fernando y Yumbo la cual se especializaría en una oferta orientada a los sectores empresarial e industrial, aparte de convertirse en una alternativa de educación superior para la población de Yumbo y de su área de influencia y para el norte de Cali.

Sobre el entendido de que la Universidad es sola una, las Seccionales y las Sedes Regionales trabajarían de común acuerdo con las Facultades, en las diferentes ofertas académicas y, en la medida en que se lograre consolidar procesos, la Universidad los descentralizaría. Complementariamente, las Facultades asumirían responsabilidades con las Seccionales y las Sedes Regionales manteniendo actualizada la oferta académica y ofreciendo programas de postgrado y oportunidades de proyectos.

El Departamento del Valle del Cauca, definió el Plan Maestro de Desarrollo 2004-2014 delimitando las subregiones Norte, Centro, Oriente, Pacifico y Sur, enfatizando sus rasgos territoriales, culturales y sociales, a partir de ciudades intermedias como difusoras del desarrollo. De otra parte la universidad del Valle aprobó el “Plan Estratégico de Desarrollo 2005-2015” que integra como asunto estratégico transversal el “fortalecimiento del carácter Regional”, para integrar Regionalización plenamente a su política.